Generadoras eléctricas rechazan financiar fondos ambientales

Se trata de un proyecto de Ley que podría ahuyentar nuevas inversiones

En momentos en que la demanda de energía eléctrica está por alcanzar la oferta y urge incentivar la inversión en la generación eléctrica, la Comisión de población, ambiente y desarrollo de la Asamblea Nacional discute un proyecto de ley que podría ahuyentar la inversión.

De aprobarse el proyecto obligaría a las empresas de generación a pagar $5.000 anuales por Megavatio (MW) durante un período de 20 años para financiar el Fondo de inversión socio ambiental comunitario (Fisac).

Además contempla el pago del 30% de los posibles ingresos generados a través de la venta de los certificados de reducción de emisiones (CER´s) para financiar el fondo de pago de servicios ambientales (Fpsa)

El proyecto de ley 405, por el cual “se crea el programa de pago por servicios ambientales para la restauración de cuencas hidrográficas de la República de Panamá” fue presentado a la Asamblea de Diputados por el Ministerio de Economía y Finanzas.

En su exposición de motivos, el titular de esa cartera, Héctor Alexander, destacó que al establecerse el Fpsa se busca dar valor a los beneficios ambientales derivados de los recursos naturales e influir en las decisiones de sus propietarios, haciendo que las actividades de conservación se conviertan en alternativas de producción económicas viables y rentables.

Como era de esperarse, el proyecto ha provocado el descontento de las empresas generadoras de energía, especialmente las térmicas, porque de ser aprobado tendrán que contribuir con un monto equivalente al 50% de los posibles ingresos generados por la venta de los CER´s (calculados como si la generación fuera a base de fuentes renovables), señala el artículo 8 del polémico documento.

El vicepresidente ejecutivo de la empresa Panam Generating Ltd., Aldo Lopez, expresó que hay mucha oposición de las generadoras respecto a este proyecto de ley, tal y como fue propuesto.

“Esperamos que se cambie significativamente o que se elimine, ya que no veo como puede el Gobierno pasar una ley que vaya indudablemente a tener un efecto de incremento en el precio de la electricidad”, advirtió Lopez.

AES Panamá, la generadora más grande de Panamá, considera prudente que el proyecto reciba una evaluación profunda sobre los posibles impactos y consecuencias a las inversiones existentes y cómo esto repercutirá en las futuras inversiones en energía que Panamá requiere para seguir desarrollándose.

En el artículo 8 del proyecto de ley también establece que las empresas que utilicen fuentes renovables (solar, eólica, hídrica, mareomotriz y biomasa) para la generación de energía, ya sea que pretendan registrar sus proyectos como mecanismo de desarrollo limpio (MDL) o en el mercado voluntario, deberán contribuir con el 30% de los ingresos que generan a través de la venta de CER´s.

“No se puede castigar a todas las generadoras de energía y de hacerlo, que sea al que más contamina”, cuestionó, José Luis Sequeiros, presidente de Enrilews, S. A, compañía que cuenta con ocho licencias provisionales otorgadas por la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (Asep) para la instalación, operación y explotación de parques eólicos en seis provincias del país.

En todo caso, Sequeiros considera que se debe tener mucho cuidado inclusive con las generadoras térmicas, porque aunque contaminen hacen falta y podrían dejar al país “apagado”.

José Roger Ezpeleta, presidente de Fersa Energía Renovables, S. A considera que el proyecto de ley no es la mejor manera de incentivar la implantación de generadoras de energía que utilicen tecnologías renovables.

Sostiene que en el sector de la generación de energía renovable es muy importante dar estabilidad para que las estructuras financieras necesarias para su implantación funcionen correctamente y este tipo de cambios regulatorios no ayudan nada a ello.

En está categoría, también se encuentra el proyecto hidroeléctrico que desarrolla en Changuinola AES, que lo considera como un modelo de desarrollo sostenible que ya aporta significativos recursos para la conservación y el manejo sostenible de los recursos naturales.

Adicionalmente, el proyecto de ley contempla que las empresas que utilicen fuentes renovables para la generación de energía, cuyos proyectos no apliquen al MDL, deberán contribuir con un monto equivalente al 30% de los posibles ingresos generados por la venta de los CER´s.

Además establece que para financiar el Fisac las empresas de energía eléctrica tendrán la obligación de pagar $5.000 anuales por (MW) a instalar, una vez sea otorgada la concesión de generación eléctrica, durante un período de 20 años.

Los fondos creados por programa de pago por servicios ambientales serán depositados en una cuenta en banco nacional de Panamá y serán gestionados por los lineamientos establecidos por la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam). En ningún caso los de administración y de manejo bancario, superarán el 3% del monto asignado.

Ligia Castro, administradora de la Anam, negó que el proyecto ahuyente las inversiones, por lo que mantienen conversaciones con las generadoras eléctricas para disipar sus preocupaciones.

Productos chinos siguen ganando mercado

Aún los prefieren, a pesar de estar cuestionados por su baja calidad y pobres controles sanitarios

Panamá continúa siendo la plataforma ideal para la comercialización y distribución de productos de China en América Latina. Solo hasta junio de este año, el valor estimado de las transacciones comerciales realizadas entre ambos países fue de $1.155,8 millones.

Ello a pesar de las críticas recientes sobre el peligro que los productos fabricados en China representan en materia de seguridad sanitaria y debido a los bajos estándares de calidad aplicados por las empresas del gigante asiático en sus procesos productivos.

La balanza comercial entre China y Panamá hasta el mes de junio del presente año alcanzó los $160,2 millones, de los cuales $152,3 millones corresponden a importaciones provenientes del país más poblado del mundo, mientras que los $7,9 millones restante corresponden a mercancías enviadas por empresas panameñas a ese apetecible mercado.

Sin embargo, China se ha convertido en el principal proveedor de mercancías de la Zona Libre de Colón (ZLC), toda vez que de los $3.462,5 millones en bienes importados por las empresas que operan en esa zona franca durante los primeros seis meses del presente año, el 28,8% provenían de ese país, es decir, $995,6 millones.

Todavía están frescas las imágenes del decomiso de las pastas de dientes “Excel” y “Mr. Cool” en la Avenida Central, las cuales fueron elaboradas en China y contenían el veneno “dietilengycol”, el cual dejó en Panamá una secuela de muertes y afectados al ser utilizado en la fabricación de medicamentos de la Caja de Seguro Social.

Para Bao Esheng, representante de la Oficina de Desarrollo Comercial de China en Panamá, lo que ha ocurrido con el asunto de los productos chinos es una “campaña malintencionada” contra su país, ante el desbordante crecimiento de esta nación asiática y su creciente competitividad en materia de recursos humanos.

Esheng conversó con Capital Financiero acerca del caso de los productos polémicos y defendió la calidad de las exportaciones chinas, diciendo que más del 99,99% de los embarques cumplen con los estándares internacionales.

El diplomático cuestionó las críticas hechas por Estados Unidos (EE.UU.), país que utilizó la polémica de las pastas de dientes para implementar medidas restrictivas a los juguetes chinos.

“Desde 2005 hasta 2007, por tres años, los productos de China que llegaron a EE.UU. eran 99,99% de buena calidad. En los últimos meses se ha informado sobre algunos juguetes contaminados con plomo, esos problemas no pueden tomarse para decir que todos los productos que vienen de China son de mala calidad. No se que buscan esos comentarios negativos”, dijo Esheng.

El representante chino agregó que después de estas críticas en EE.UU. y Panamá, las autoridades en Pekín tomaron “muy serias medidas” para investigar y castigar a las empresas acusadas.

Zona Libre y los chinos

La crisis de los productos “Made in China” salpicó, por su parte, al creciente comercio regional panameño en América Latina y el Caribe.

Sin embargo, desde 2005, la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales de Colombia (DIAN) determinó que el calzado, los textiles y las confecciones provenientes de China y Panamá, sólo podrán ingresar vía marítima por el puerto de Barranquilla, o vía aérea por Bogotá.

Nilda Quijano, directora general de la Zona Libre de Colón, estima que las restricciones aduaneras a los productos chinos procedentes desde Panamá “es una situación lamentable” y que nuestro país tiene la responsabilidad de enfrentar esta restricción de Bogotá, pues todos pertenecemos a la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Quijano negó que el comercio de reexportación de productos chinos hacia Colombia se considere como “contrabando”, pues toda la mercancía que sale de ZLC tiene un documento de salida ratificado por la Dirección Nacional de Aduanas.

Aduanas opina

Roberto Feuillebois, jefe del Departamento de Operaciones de Aduanas, es de la idea de que Panamá tiene que reglamentar la detección y monitoreo de los productos extranjeros, ante la falta de un convenio bilateral para estos menesteres con China.

“Panamá no tiene acuerdos aduaneros con China, los tenemos solamente con Taiwán. Pero igual, no tenemos elementos para poder identificar determinados tóxicos y ni tenemos la legislación que permitan establecer otras medidas sanitarias, y no fiscales”

Igualmente, sugirió modernizar las leyes sanitarias y la coordinación entre agencias gubernamentales para detectar los productos con problemas”, se cuestionó Feuillebois.

Capitalización bancaria se pondrá a prueba

Al entrar en vigencia nueva Ley bancaria

Se supone que la entrada en vigencia de la nueva Ley de bancos no debe tomar por sorpresa a ningún participante del sistema financiero panameño, en especial porque han tenido seis meses para prepararse, pero todo indica que algunos jugadores del mercado serán puestos aprueba cuando rija la nueva norma pues uno de los primeros temas que sufrirá un cambio significativo será el de la adecuación de capital.

La Ley bancaria no se reglamenta, en su lugar se emiten acuerdos y estos ya se están preparando, el primero y único trata sobre la protección al cliente bancario, pero los que saldrán pronto a la luz, son los que regirán aspectos vitales del negocio como adecuación de capital y liquidez, según informó Gustavo Villa, director de Asuntos Económicos de la Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP).

En el tema de la adecuación algunos banqueros y expertos consulados coinciden en que no debería ser necesario inyectar más capital porque la banca siempre ha estado por encima de los niveles requeridos.

Por ejemplo, los acuerdos de capital que están incluidos en Basilea, piden por lo menos un 8% de adecuación y el sistema bancario panameño registró un promedio de 13,6% a marzo de 2008 con tendencia decreciente, lo que no se debe ignorar que el sistema presenta una disminución de 3,4 puntos respecto al 2005, año en el que este indicador cerró con un promedio de 17%.

Esto principalmente porque los activos han crecido más rápido que el patrimonio y todavía tendrán que crecer más, al incorporarse riesgos operativos y de mercado tal como lo exigirá la SBP.

La SBP prepara un acuerdo sobre este tema para ajustarlo a los requerimientos de la Ley, especialmente en lo relativo al doble nivel de medición que ahora se exigirá: Un índice de adecuación total y un índice de adecuación de capital primario, los cuales no sólo se aplicarán a los bancos de licencia general, sino también a los de licencia internacional basados en el país, aspectos que fortalecen la medición de adecuación de capital, esto es nuevo.

En cuanto a la liquidez, se exigirán los mínimos niveles que establecen los estándares internacionales actualizados. Especialmente en lo referente al Gobierno Corporativo para la gestión del riesgo de liquidez.

Hay otros aspectos para los que la SBP tomará un poco más de tiempo, como es el caso de la adecuación de capital para las sociedades tenedoras de Grupo Económico Bancario y los proceso de resolución de bancos en problemas, entre otros.

El montó de las inversiones que implicarán estos cambios aún no ha sido revelado por la SBP, pero los banqueros están confiados que no tendrá mayores impactos sobre el mercado financiero.

Para Ernesto Bazán, gerente general de Equilibrium Panamá, calificadora de riesgos afiliadas a Moodys, estos cambios necesitarán, por parte de los bancos, ciertas adecuaciones en sus plataformas y de modificaciones en los procesos de atención y tecnológica al cliente lo que implicará una inversión e incrementos en sus presupuestos, cuyo monto dependerá de las características y posibilidades presupuestarias de cada banco. En el caso precisó de la adecuación de capital considera que lo interesante es que los bancos tienen la opción de emitir instrumentos de capital hibrido como acciones preferidas o bonos subordinados para fortalecer su posición patrimonial.

Banca se prepara

De acuerdo con Carlos Araúz, vicepresidente Banca Privada, Banca Personal y Banca de Negocios de Towerbank International Inc., cada banco tiene sus criterios muy particulares sobre su manejo de liquidez y adecuación de capital.

Explicó que en el caso de Towerbank, manejan una liquidez considerablemente superior a la exigida por las normas establecidas mediante los acuerdos internacionales de supervisión y por la Superintendencia de Bancos, así como a la que manejan otros competidores que reina en la plaza.

Recientemente Towerbank colocó una emisión de $12 millones en acciones preferidas del banco, de acuerdo con el propio Araúz esto se debe precisamente enfrentar el crecimiento proyectado en Panamá y la región.

Este tipo de medidas no son extrañas, especialmente en los últimos meses, cuando se han registrado varias emisiones tanto públicas como privadas de los bancos, algunas de ellas en busca de mejorar su capitalización, tal como es el caso de Banco Aliando que acaba de aprobar un aumento de su capitalización en $10 millones, sustentado en su crecimiento y en la necesidad de mantener índices adecuados.

Por su parte, Rafael Sánchez Garros, gerente de Multibank, dijo ya tiene borradores de acuerdos para contemplar los temas que afectan la adecuación de capital y la liquidez y que los mismos pasaran prontamente a consulta con los bancos.

Multibank percibe la actualización de la Ley como algo positivo que fortalece la supervisión bancaria y no anticipa tener que hacer ajustes mayores en estos dos temas, sin embargo, hará falta revisar más detalladamente que las propuestas de Acuerdo de la SBP, una vez las mismas pasen a consulta con los bancos advirtió Sánchez Garros.

Esto es sustentado por el vicepresidente ejecutivo de la Asociación Bancaria de Panamá, Mario de Diego, quien señaló que las comisiones están listas y a la espera de los borradores con los acuerdos para revisarlos, por lo que no hay duda de que los propios bancos tendrán una activa participación en la redacción final de los mismos.

Casas de segunda, nueva opción

Las propiedades de segunda se han convertido en los últimos años en la primera opción de compra para aquellas familias o personas de ingresos entre los $1.000 y $3.500, tomando en cuenta los elevados precios de los inmuebles nuevos que hoy día se venden en el mercado panameño.

Este negocio se ha incrementado dramáticamente y se considera altamente rentable, toda vez que en el mismo interactúan agencias de viajes, decoradores, arquitectos, seguros, avalúos, servicios financieros y legales, entre otros.

Otro factor que se añade a este planteamiento, es la decisión adoptada por las entidades financieras en Panamá que han arreciado sus políticas en materia crediticia, sobre todo en cuanto a préstamos hipotecarios. Adicional, a que el precio de venta de las propiedades usadas se mantiene por debajo de las nuevas, lo que las hace mucho más atractivas.

De acuerdo con cifras de la Superintendencia de Bancos de Panamá, hasta el 31 de octubre de 2008 el crédito hipotecario de los bancos estaba en $5.513.044 de los cuales el crédito para vivienda propia registraba en $4.806.348. En este renglón se destaca en la primera posición Banco General, le siguen Primer Banco del Istmo, HSBC Bank, Banco Nacional y Caja de Ahorros.

Para Rómulo Forero, coordinador de Mercadeo y Ventas de Kam Realtors, la venta de estas propiedades usadas en Panamá se mantiene a buen ritmo y los precios van desde los $60.000 y sobrepasan el $1.000.000.

Las condiciones exigidas por los clientes son diversas, por ejemplo, ubicación, dimensiones, amenidades y facilidades que ofrezca, una letra mensual y abono inicial que se ajuste a su presupuesto, además del precio.

Por parte de las entidades financieras lo que se solicita es que las propiedades se encuentren en el mejor estado posible, y que su avalúo sea acorde con el valor del mercado.

El procedimiento de venta de estos inmuebles es sencillo, una vez tomada la decisión de compra, se solicita la documentación pertinente (carta de trabajo, talonarios de pago, ficha de Seguro Social, copias de cédula y carnet del Seguro Social, recibo de luz, agua de la dirección actual del solicitante); por parte del vendedor, avalúo de la propiedad con un mínimo de seis meses de vigencia y que la firma avaluadora sea aceptada por el banco otorgante de la hipoteca, copia de las escrituras, certificado de Registro Público, y lo mas importante, contrato de compra – venta, donde se detalle las condiciones de la venta.

Algunos bancos solicitan un segundo avalúo para confirmar el estado del inmueble, en los contratos de compra- venta y se establece que el vendedor debe entregar la propiedad saneada de vicios ocultos.

Los lugares con mayor solicitud para compra de apartamentos o viviendas están en San Francisco, El Cangrejo, Bella Vista, Hato Pintado, Parque Lefevre, Bethania, Avenida Balboa, Costa del Este, Punta Pacífica y El Dorado.

Los consultados coinciden en que el tiempo de venta de estas propiedades oscila entre 30 y 90 días.

De acuerdo con Félix Carles, gerente de Bienes y Raíces Carles, también existe la especulación en este negocio, toda vez que ahora las personas antes de vender su propiedad hacen un análisis de lo que ocurre en el entorno, no sólo de un avalúo, sino valor de reconstrucción, y conocer hasta cuánto el interesado está dispuesto a pagar por el bien. “El panameño aprendió, pasó la etapa de inocencia y se ha ilustrado muy bien, y ahora entró en el juego de la especulación, de la oferta y demanda”, expresó.

La competencia es muy fuerte en este negocio y en los últimos años han proliferado las empresas en este mercado de bienes y raíces, por el fenómeno que ocurre en materia inmobiliaria que aún se mantiene. “Muchos empresarios pensaron que se trataba de un negocio fácil, y ahora atraviesan un proceso de aprendizaje”.

No obstante, comentó que también ha dado cabida a la aparición de los piratas, que actúan sin licencia, sin regulación, que tratan de actuar como corredores, no pagan impuestos y están ubicados en todo el país.

Recomendaciones

* Primero estar muy seguro de querer hacer la venta

* Buscar las opciones que se adapten a su capacidad de compra y cumplan con

sus requerimientos.

* Visitar todas las opciones, incluyendo a las oficinas de la empresa de venta.

* La propiedad de su interés debe ofrecer las mejores condiciones de calidad, ubicación y precio.

* Tómese su tiempo para hacer la elección de la propiedad, a fin de evitar reclamaciones por defectos ocultos o falta de mantenimiento.

* Solicitar un avalúo para conocer el valor comercial y la vida útil del inmueble

* Verificar que la propiedad cuente con todos los servicios de agua, luz, teléfono, acceso, calles.

* Antes de optar por comprar una vivienda, busque asesoría con expertos.

* Verificar la titularidad de la propiedad.

Home

Crearán nuevas áreas turísticas

Con la creación de la Autoridad de Turismo de Panamá (ATP) y la implementación del nuevo plan maestro de turismo, el Gobierno Nacional espera responder al rápido crecimiento del número de extranjeros que visitan el país, para lo cual se crearán 42 nuevos sitios de inversión turística.

Créditos adicionales alcanzan $923 millones

Las proyecciones de gasto del Gobierno no acaban en el presupuesto general del Estado aprobado para este año y que contempló recursos por valor de $8.321,6 millones, pues un gran número de entidades públicas han solicitando importantes créditos adicionales para apuntalar su labor (Ver recuadro: Créditos adicionales).

Laboratorios a la caza de clientes frecuentes

La fuerte competencia entre los laboratorios clínicos ha llevado a varias de estas empresas a ofrecer a los consumidores un trato preferencial a través de programas de clientes frecuentes, servicios innovadores y promociones por el pago mediante tarjetas de crédito con el objetivo de lograr su fidelidad.

Caída del acero no tendrá impacto

Ante la caída del precio del acero, pensar que el valor de los proyectos que están en marcha en el sector de la construcción disminuirá parece una mera ilusión, debido a que la misma representa un ajuste mínimo en relación con los incrementos de precios que ha registrado esta materia prima en los últimos años.